DECLARACION DE LA 8ª ASAMBLEA DE LA REGIONAL COCOCAUCA

“Unidos construimos paz y cumplimos a los ancestros”

 

 

La regional COCOCAUCA cumplirá 20 años de resistencia desde que nació el 13 de septiembre de 1993, en la cual ha estado en permanente lucha y movilización social como comunidad negra, en defensa y reivindicación de nuestros derechos y cultura como grupo étnico en nuestro territorio.

 

En la actualidad seguimos siendo un espacio de articulación en la costa pacífica de Cauca (municipios de Guapi, Timbiquí y López de Micay) con los Consejos comunitarios Sanjoc, Playón, Integración, Mamuncia, Manglares, Cuerval, Guajuí, Guapi Abajo, y Chanzará; y las organizaciones de base Coopmujeres, Junpro, Asopomy, Asodespasur, Asomanos Unidas, Juve II.

En nuestros territorios navegamos  para que el futuro sea pacífico, autónomo y negro desde la perspectiva de los hombres y mujeres que conforman los consejos comunitarios y organizaciones.

 Le apostamos a los esfuerzos de unidad del pueblo negro como grupo étnico en su diversidad de expresión, recreando y promocionando la vida cultural con desarrollo propio y autónomo y en movilización social por derechos humanos y étnicos, construyendo la paz desde un enfoque etnocultural hacia el empoderamiento político de nuestros pueblos.

 Como espacio de articulación, somos sujeto social y político de la sociedad civil en Colombia compuesta de colectivos de personas, y articuladas bajo una agenda común de acción que expresa y representa a un amplio sector de la población.

 Propendemos por un Estado incluyente y de reconocimiento de nuestra condición de pueblo negro, por consiguiente le apostamos a la transformación de las estructuras económicas, sociales, culturales, educativas y políticas de la nacionalidad colombiana.

 En este espacio de articulación y de unidad de acción étnica, continuamos en la  movilización y el trabajo en red con organizaciones sociales y de victimas locales, regionales, nacionales e internacionales, que promueven la reivindicación de derechos y el empoderamiento político de los pueblos.

 Definimos que seguimos en pie de lucha por los derechos Territoriales, donde se recrea la vida de acuerdo a nuestra cosmovisión; consideramos que la Vida es la esencia de nuestra existencia por consiguiente todas las personas merecemos cumplir el ciclo natural sin que nadie interfiera en la existencia; nuestra Cultura seguirá trasmitiéndose de generación en generación; nuestra Lucha son los caminos  de resistencia permanente por mantener y defender nuestros derechos étnico territoriales; la Formación con base en nuestros mayores seguirá siendo el componente de aprendizaje constante; el Dialogo hace parte de nuestra esencia bajo el respeto a la diferencia de pensamientos hacia la unidad de acción.

 Con base en nuestros principios de relacionamiento en marcados en el Respeto, Lealtad, Autonomía, Independencia, Igualdad, Democracia directa, Solidaridad, Compromiso, Unidad de Acción, y Comunicación.

 DECLARAMOS:

 Autonomía frente a los actores del conflicto armado: El movimiento organizativo no participa de ninguna forma en las acciones armadas de los bandos en conflicto tal como la fuerza pública, la insurgencia u otro tipo de actor armado. En tal sentido exigimos de manera especial no involucrar a nuestras mujeres, jóvenes, niñas y niños en el conflicto armado.

 Salida pacífica y negociada al conflicto armado: Creemos que es una obligación jugársela para que las partes en conflicto resuelvan definitivamente la confrontación armada pero con participación activa de la sociedad civil por la paz. Por consiguiente saludamos y aplaudimos los esfuerzos de la Habana entre Gobierno y las Farc, también que se continúe con las demás fuerzas insurgentes, pero cualquier acuerdo se debe lograr con el concurso y respeto de la sociedad civil y de sus diferentes manifestaciones.

.Resistencia a los cultivos de uso ilícito y monocultivos: Los cultivos de uso ilícito y monocultivos que no han sido parte de nuestra vida, no serán promovidos y patrocinados en nuestros territorios colectivos. Por consiguiente no estamos de acuerdo con su establecimiento, producción, consumo y comercialización, pero tampoco con el modelo represivo y fumigador que aplican sobre el territorio y degradan la vida.

 Comunicación con enfoque de respeto a los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario: Abogamos por una comunicación donde primen los intereses colectivos y la verdad de nuestra realidad. Asumimos la comunicación como una vía de exigibilidad de nuestros derechos como pueblo étnico.

 Unidad y acción conjunta como pueblo y organización: Todas las acciones o actividades que se realicen en nuestros territorios de comunidades negras las hacemos buscando la unidad de acción y organización con otros Consejos Comunitarios y Organizaciones de base teniendo en cuenta a sus autoridades étnicas territoriales y apuntando a la legitimidad y el bien común.

Conservación ambiental del territorio con aprovechamiento sostenible de nuestros recursos naturales: Nos encaminamos a la conservación del medio ambiente en nuestros territorios colectivos y el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, en aras de garantizar el bienestar común de nuestra población y de las generaciones futuras. En ese orden de ideas rechazamos la minería a gran escala o con maquinaria pesada.

Equidad de género y generacional: Reconocimiento de las condiciones de igualdad, diversidad y respeto entre mujeres y hombres y rechazando toda forma de dominación, violencia intrafamiliar y sexual. Promovemos la equidad e igualdad de la participación de la mujer en los espacios de liderazgo, facilitándole  las condiciones para cumplir sus roles en la conducción de la comunidad. En igual sentido es nuestra obligación brindar un trato justo y equilibrado de los derechos de las personas con base en su respectiva edad. Se resalta de manera preferencial el papel de los y las jóvenes como impulsores de presente y base de futuro. Las niñas y niños tendrán toda nuestra consideración y apoyo para la protección de sus derechos de forma preferencial en salud y educación.

Reafirmación de identidad étnico-territorial: Las comunidades negras nos reconocemos como pueblo que habitamos territorios ancestrales y desarrollamos nuestras vidas a partir del legado de los mayores como parte de la herencia cultural de nuestras raíces africanas. Por consiguiente nuestras acciones, propósitos y fines como grupo étnico se deben implementar con base en esta herencia ancestral.

Reafirmación al desarrollo etnocultural: Los territorios colectivos y su relación campo-poblado es el espacio en que movilizamos nuestras vidas a partir del aprovechamiento de los recursos naturales; nuestro desarrollo se enmarca en el mejoramiento de las condiciones de vida de nuestras comunidades aprovechando estos recursos naturales desde la perspectiva de nuestra etnicidad cultural sin romper el equilibrio ecosistémico del territorio.

Solidaridad con las luchas de los demás pueblos del nivel nacional e internacional: Actuamos de manera armónica tanto en el nivel nacional e internacional con las luchas de los pueblos, organizaciones y consejos comunitarios por la soberanía, autonomía, autoridad y defensa de los derechos humanos y territoriales.

 Guapi – costa pacífica de Cauca, 26 de mayo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s