LA OJEADORA

Poema por RICARDO ANTONIO MONTAÑO SINISTERRA

EN un lugar apartado
Del pueblito capital,
A diario sabe llegar
Una viejita al jardín,
Que siempre suele venir
Con la cachimba en la boca,
En la oreja  trae otra
Que con los ojos enciende,
Cosa que a todos sorprende
De una manera espantosa.

ADMIRADOS de sus hechos
Le intentamos preguntar,
¿Cómo hace pa’ alcanzar
Tanto poder en sus ojos?
Contestó: eso no es todo
Para decirles verdad,
He logrado cocinar
Arroz guacho y pusandao,
Quedando bien sazonado
Con tan solo una mirá.

YO puedo paralizar
Cosa, animal o persona,
Como si fuera ponzoña
O virus que les ataca,
Porque les mando a la cama
Con fiebre o escalofrío,
Ninguno ha sobrevivido,
Si no acude al remediero,
Pa’ que lo cure ligero
Con toma, soplo y sobijo.

ES un poder que se tiene
A través de la mirada,
Como si te apasionaras
De lo que se observa y gusta,
Es una actitud muy injusta
Que no se puede evitar,
De pronto sí remediar
Válido reconocer,
Depende de cada quien,
Causarle al otro ese mal.

(25 de septiembre de 2018)