EL VALLUNO

Poema por JHON EDWAR SOLÍS SALCEDO

Pd: La riqueza material y económica se opaca con la pobreza mental que tienes; no tienes nada.

SOLÍA bogar con su canalete
E irse pal monte con pala y machete.
Con agua panela su termo cargao
Sombrero de paja y su buen tapao.

CANASTA gigante pa’ echá producción
Y siempre presente tremendo azadón.
El perro en la proa pa’ hacer compañía
Y de vez en cuando llevaba a Lucía.

ESA mujer que todo lo daba,
Burreando en la casa y que tanto lo amaba.
Tenían dos hijos Arturo y Cipriana
La niña ya grande; muy bien bonita
Y el niño pequeño de nada enfermaba.

ETELVINA, Rosero uuuuu, Cristina y Arcadio,
Aquí voy bajando en busca del diario
A la gente de la orilla así le gritaba
Todas las mañanas mientras despacio bogaba.

SACIABA su sed en cualquier quebrada
Y pensar que hoy en día no recuerda nada.
En hojas de plátano comía feliz
Y ya se olvidó que cagaba lombriz,
En las vasenillas que ya no menciona
Que si no es inodoro no pone la cola.

SE fue para Cali velando el pasaje
En un barco viejo ya todos lo saben.
Me dijo que apenas empezara a trabajá
A todos nosotros nos iba a llevá.

EN un cartón paja y a punta e’ carbón
Había anotado una dirección
La que lo condujo donde la muchacha
Que carga en las redes y dándole plata.

LE hizo la lipo y ya no anda en MIO
Tremendo carrote le compró el maldecido
Y acá los niñitos bogando en la mocha
Y pa’ disimulá el hambre tirando recocha.

QUE allá en el Caney tiene una casota
Y en Floralia y la Unión ha comprado otra
Hablando pinchado lo quisiera ver
Saludando a la gente con el Q’ hubo ve.
Dizque con los primos beben solo Whisky
Sabiendo que siempre van a oler a berrinche
Porque aunque se vistan de seda
Han sido monos y monos se quedan.

YA no comen jaiba, ahora es marañón
En serio que duele tremenda traición
Que viva su vida y la viva no más
Y que nunca jamás vuelva por acá.

PA’ colmo hasta niega que es Quirogueño
A todos les dice: “E que yo soy aleño”
Se ríe la gente diciendo sí sí
Nosotros sabemos que vos sos de aquí.

QUE no dice churro si no quiero un dedo
Y se olvidó que jartaba perico de huevo
Que come en Vajillas de porcelana
Y tremendas cobija de la mejor lana.

ACÁ se arropaba con sus remendadas
Tranquilo dormía y no pasaba nada
Que usa chancletas y ropa Versace
Zapatillas Jordan y la gorra nike.

DIOS quiera que un día la suerte me cambie
Y espero en que yo no me olvide de nadie
Menos de la gente que conmigo aguantó
Verdes y maduras y hasta mierda comió.

YA me despido no se vayan a ofender
Que yo estoy hablando porque era la mujer
Y si por si acaso se van a escandalizar
Avisen con tiempo pa’ no escribir más.